15.2.06



Queremos que a través de este medio se pueda complementar nuestro fanzine, es por eso que pusimos la sección de noticias, pero hoy estamos en deuda con algunos lectores y son aquellos que no pudieron leer la nota de Mercano, en nuestro anterior numero ( Mundos Paralelos 0.3), ya sea por el tamaño de la letra o por la baja resolución que trabajó la imprenta. Sin olvidar la deuda que tenemos con uno de nuestros miembros más profesionales en el Staff, el señor B.B, o para los amigos, el Colo. Así que gente aquí les tenemos la nota en su totalidad. Disfruten.Hacemos saber al lector que esta es la versión extendida de la nota.

Mercano a dónde fuiste a parar.
Mercano el marciano no es otra cosa que un dibujo que intenta jugar con la realidad porteña de la década de los noventa, no la de la Argentina. Tiene todas las características de la urbanidad, pero no de cualquiera sino de la urbanidad de Capital Federal. Es un marciano atrapado en la capital y sin poder irse. La serie que pasaban en Much Music agregaba el condimento de que aparecían grupos de rock, tales como Attaque 77, Bersuit Vergarabar, etc.; y su condimento de que era cortos de media hora, o a veces menos. Los autores de la película, Juan Antón y Lautaro Núñez de Arco, hablaban del no mensaje, pero que bien que sirve decir yo no doy mensajes pero si vos lo ves es un problema de interpretación personal. A la mierda con eso, la película trata disímiles problemas que asechan a nuestra cotidianidad y eso es un mensaje, el tratarlos de un modo u otro es un mensaje; que se suiciden en masa los analistas del discurso mediático si no pueden ver más allá de sus narices, en Mercano el marciano el símbolo está hasta las pelotas y hace sentido en mil ideas de la vida diaria. A partir de esta idea se pueden hacer varias lecturas de lo que Mercano supuestamente está diciendo en su vivencia en esta tierra, pero lo que realmente intenta no lo sabremos nunca. Entonces como esto es un delirio que se puede caer tan sólo con discrepar, hagamos el juego y pongámonos una posible anteojera para mirar ciertas cosas de la película. Partamos de que el Marciano es discriminado por la sociedad porteña y es abandonado a su suerte luego de ser estudiado, perseguido, etc.; a Mercano lo asecha cualquier problema de la hermosa ciudad de Buenos Aires, como la explotación infantil, el problema de trabajo para los profesionales (chequen la disputa entre el micrero y el tachero); la aparición de la policía que llega tarde, gatilla y hasta tiene problema infantiles que resolver; la cúpula de una empresa que intenta y cree poder controlar el mundo; la imbecilidad de los marcianos cuando les habla una piba que les mueve el piso; la lucha contra el sistema capitalista sin tranzar en nada; el aguante los Redo; etc.; etc.; etc. Mejor hablemos de uno de ellos, el consumo, y no de drogas, el consumo de todo, de cualquier cosa. La idea de que el consumidor moderno no puede dejar de comparar y comparar y comparar está latente desde que el padre de Julián se lo comenta a la madre en la cena. El viejo de Julián como buen empresario hace mierda lo que es simple, un marciano que quiere volver a Marte. Se come lo que él desea y no pudo crear, como buen comerciante que es. Vende su producto a un costo más bajo de lo real, cosa que su entrada en el mercado sea total y la competencia no pueda reaccionar, y luego les vende como deben vivir, comer, coger, vestirse, soñar, rascarse, etc. Acaso ninguno de los que está leyendo esto ahora no conoce, o se conoce a sí mismo, como un consumidor que muchas veces pasa a ser salvajemente apabullado por las demandas de lo que supuestamente debemos consumir. Cuántos de los que leen tienen en su poder un celular; cuántos tienen una computadora que no sirve únicamente como entretenimiento ni para trabajar; cuántos de ustedes se viste de forma que la industria estipula o ha diseñado o que es un mix de diseños; cuántos de ustedes se relacionan con personas que consumen sólo los mismos productos que ustedes; etc. varios.Mercano quería volver a casa y sus amigos no lo van a buscar, lo dejan en banda. Un empresario lo mexicanea al marciano (-Tómese un chamgsito), un chico encuentra un amigo virtual y lo pierde cuando su papá lo hace guita; una bandita de anarkopunks viviendo en ruinas en medio de la ciudad debaten sobre la tecnología y su rol social de control (justo al lado del Obelisco, escultura al falo si las hay). La idea del cosumo ideológico, lingüístico y social se da en un mercado, según el pensador francés llamado Bourdieu fallecido hace unos años, se da en un ámbito de ganancias y pérdidas constantes. A cada cual le tocará su parte y a cada uno le interesará la idea que más le calce en su anteojera y además era el azul...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

la nota es una mierda, q escriba gente q no sea careta loco, a fumar porro todo el día loco, loco, loco, che, la cosa esa apesta son todos nerds de mierda, hay q cagarlos a piñas a todos. aguante el aguante, el barrio, el rock, loco, no sean tan tarados, aguante, son unos proyanquis de mierda. pero mercano es una maza, lástima la nota, loco, pongan algo de paturuzú y no de esas mierdas del norte, rambo y superman se la comen isidoro se las da. agautnte el che, el faso y la renga.

Anónimo dijo...

si este colo es un groso...o un grasa...no me acuerdo

kape

Cande dijo...

Muy bueno el afiche de Spiderman 3!!!! Me gustaa mucho

Candi